8M 1 UJCE

Este 8 de marzo ha sido otra jornada histórica para el feminismo en Asturies y en toda España.

Las mujeres, una vez más, llamamos a la huelga general y salimos a las calles para seguir avanzando en la construcción de una sociedad más justa e igualitaria.

La precariedad , la pobreza y la explotación tiene rostro de mujer. El capitalismo relega a la mujer trabajadora a las peores condiciones de vida y de trabajo. Contamos con la mayor tasa de trabajo temporal, la mayor tasa de paro, sufrimos la brecha salarial y contamos con la mayoría de trabajos menos valorados y retribuidos.

Junto a esto, vivimos en una sociedad donde se nos impone una doble carga. El ámbito de los cuidados es asumido por las mujeres a través del trabajo doméstico no reconocido y no remunerado haciendo que la explotación tanto física como mental sea doble a la de los hombres. Este trabajo reproductivo es vital para el mantenimiento de la producción capitalista y sin embargo ni el Estado ni el capital lo reconocen o valoran.

Una educación machista y patriarcal que convierte la enseñanza en herramienta de difusión de las estructuras patriarcales y además no siempre son espacios seguros para nosotras. Por eso también esta Huelga ha sido una huelga educativa y hemos parado institutos y universidades.
Una huelga de consumo porque queremos una publicidad que no nos cosifique, un mercado respetuoso con el medio ambiente y regido por principios éticos y responsables. Porque queremos poner fin a la tasa rosa y al abusivo precio de los productos de higiene femenina.
Nos sobraban motivos y razones para para parar el 8 de marzo y por ello salimos a las calles a parar a Asturies.
Los primeros datos ofrecen datos de un 90% de seguimiento en la Universidad en el alumnado y un 40% en el profesorado. Sector público, comercios…un seguimiento que toca ser analizado de cara a seguir trabajando y profundizando en la lucha feminista en nuestra región.
Cien mil personas salimos a las calles, primero frente a los ayuntamientos con amplias concentraciones y a la tarde en la manifestación de Xixón que desbordó una vez más las calles siendo reflejo del compromiso de la sociedad asturiana con el futuro y con la igualdad.
Ante los nuevos ataques a las mujeres y amenazas del capital y sus partidos que se alzan en reacción frente al grito de futuro y libertad que abandera el feminismo español , no nos cabe más que seguir avanzando en la lucha feminista como herramienta hacia la emancipación social y en esta tarea en papel de las jóvenes comunistas junto al partido estamos llamados a responder a la altura de este momento histórico.