A partir del 1 de junio se celebra, un año más, la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU) en el Estado Español. En Asturies, los días 1, 2 y 3 de junio.  Miles de estudiantes de todas las Comunidades Autónomas se enfrentan a una tirada de exámenes que tendrá una importancia vital para su ingreso en la Universidad. Según el discurso oficial, el del Régimen, la nota media es el parámetro determinante, pues a partir de ésta se asignan las plazas para cada grado. Pero este discurso se deja pendiente lo más importante: la cuestión económica.

La situación de la Universidad pública es preocupante. Los recortes en educación del gobierno central están produciendo graves problemas en el desarrollo de la educación superior: disminución de la tasa de reposición de profesorado, empeoramiento del estado de las infraestructuras, expulsión de las estudiantes de las aulas por la disminución de becas y el endurecimiento de sus criterios, etc. A esto se suman otros factores, como la aplicación inminente del Real Decreto del 3+2, que reduce la duración de los grados de 4 a 3 años y amplía la del máster de 1 a 2; pero en nuestro país los créditos de máster son hasta un 67% más caros que los de grado.

Desde el inicio de la crisis económica los ataques a la educación pública han sido persistentes e incansables por parte del Régimen. Nos encontramos con que se intenta privatizar la educación desde una doble vía. Por una parte, introduciendo a las entidades bancarias y empresas privadas en su seno, convirtiéndola en un nuevo nicho de mercado como también ha pasado con la sanidad. Por otra parte, se hace funcionar a la educación bajo la lógica del mercado, estando siempre presentes las máximas de competitividad y emprendimiento en las aulas. La Universidad es prueba fehaciente de ello: desde la la externalización y privatización de servicios (cafeterías reprografías) o el auge de las becas préstamo y el mecenazgo, hasta la presencia de entidades del Banco Santander en los campus y de otras empresas privadas en el Consejo Social, o la normalización de las prácticas en empresa no remuneradas…

Durante los próximos días, miles de jóvenes se enfrentan a una prueba que supuestamente les determina el ingreso en la Universidad, cuando realmente no es así. Lo que determina el ingreso a la universidad son los motivos económicos. Por un lado, no podemos olvidar que realizar la PAU cuesta desde 75 hasta 130 euros, según la comunidad autónoma. Con esto, un curso habitual de grado (60 créditos) cuesta entre 870 y 1.323 euros anuales, dándose los precios más bajos en comunidades como Galicia, Cantabria o Andalucía y los más altos en Madrid, Castilla y León y Cataluña, alcanzando los 2.372 euros en esta última. Y no es sólo los gastos de matrícula, sino que va más allá: transporte, manutención, alojamiento, etc. Todo indica que la Universidad se está volviendo a blindar, y pretenden apartarnos nuevamente a las estudiantes de origen obrero.

Así, . Reivindicamos unas aulas en las que quepamos todas, en las que se enseñe a pensar y no a obedecer. Exigimos una Universidad feminista, en la que la mujer pueda desarrollarse fuera del acoso y la minusvaloración y que ayude a sentar las bases de una sociedad más justa. Reivindicamos una Universidad que respete y ponga en valor la diversidad de las personas: sexual, de género, raza, etnia, etc. Nos levantamos por una Universidad sin elitismos, y al servicio de la cultura, la ciencia y la dignidad. Porque necesitamos otra Universidad para construir una nueva sociedad.

Llamamos a la lucha y la alegría. Denunciamos la expulsión de las estudiantes de las aulas, tanto las que tienen que dejar los estudios como las que no pueden ni empezarlos, pero también ponemos en valor el esfuerzo de las familias que a pesar de las adversidades hacen malabares para que sus hijas, las hijas de la clase trabajadora, puedan estudiar.

Deseamos mucha suerte y ánimo a todas las que se presentan a la Selectividad durante los próximos días
Animamos a las estudiantes de nuevo ingreso a engrosar las filas del movimiento estudiantil, pues sólo la organización y la unidad de las estudiantes podrá cambiar la situación actual
. Desde la UJCE apostamos por un método de acceso a la Universidad totalmente gratuito y que se aleje de centrar los estudios previos en la mera preparación de un examen, bajo la premisa de que la educación sea para formar a las personas y no para adoctrinarlas.

Hay que decirlo bien claro:

p




A partir del 1 de xunu celébrase, un añu más, la Prueba d’Accesu a la Universidá (PAU) nel Estáu Español. En Asturies, los díes 1, 2 y 3 de xunu.  Miles d’estudiantes de toles Comunidaes Autónomes enfrentanse a una tirada d’exames que va tener una importancia vital pal so ingresu na Universidá. Según el discursu oficial, el del Réxime, la nota media ye’l parámetru determinante, pos a partir d’ésta asígnense les places pa cada grau. Pero esti discursu déxase pendiente lo más importante: la cuestión económica.

La situación de la Universidá pública ye esmolecedora. Los retayos n’educación del gobiernu central tán produciendo graves problemes nel desenvolvimientu de la educación cimera: amenorgamientu de la tasa de reposición de profesoráu, empeoramientu del estáu de les infraestructures, espulsión de les estudiantes de les aules pol amenorgamientu de beques y l’endurecimientu de los sos criterios, etc. A esto sumánse otros factores, como l’aplicación inminente del Real Decretu del 3+2, qu’amenorga la duración de los graos de 4 a 3 años y amplía la del máster de 1 a 2; pero nel nuesu país los creitos de máster son hasta un 67% más caros que los de grau.

Dende l’entamu de la crisis económica los ataques a la educación pública fueron persistentes ya incansables per parte del Réxime. Atopámonos con que s’intenta privatizar la educación dende una doble vía. Per una parte, introduciendo a les entidaes bancaries y empreses privaes nel so senu, convirtiéndola nun nuevu nichu de mercáu como tamién pasó cola sanidá.

 Per otra parte, faise funcionar a la educación so la lóxica del mercáu, tando siempres presentes les máximes de competitividá y emprendimiento nes aules. La Universidá ye prueba fehaciente d’ello: dende la externalización y privatización de servicios (cafeteríes reprografías) o la puxanza de les beques préstamu y el mecenalgu, hasta la presencia d’entidaes del Banco Santander nos campus y d’otres empreses privaes nel Conseyu Social, cuyo presidente –Lalo Azcona- en la Universidá d’Uviéu , recietementente fue descubiertu con cuentes opaques en Panamá mientras aprobábase en Asturias de la su manu el Reglamentu de Permanencia  o la espulsión de cientos d’estudiantes.

Mientres los próximos díes, miles de estudiantes van enfrentase a una prueba que supuestamente-yos determina l’ingresu na Universidá, cuando realmente nun ye asina. Lo que determina l’ingresu a la universidá son los motivos económicos. Per un sitiu, nun podemos escaecer que realizar la PAU cuesta dende 75 hasta 130 euros, según la Comunidá Autónoma. Con esto, un cursu habitual de grau (60 creitos) cuesta ente 870 y 1.323 euros añales, dándose los precios más baxos en comunidaes como Galicia, Cantabria o Andalucía y los más altos en Madrid, Castiella y Llión y Cataluña, algamando los 2.372 euros nesta postrera. Y nun ye namá los gastos de matrícula, sinón que va más allá: tresporte, mantención, agospiamientu, etc. Tou indica que la Universidá ta volviéndose a blindar, y pretenden estremanos nuevamente a les estudiantes d’orixe obreru.

Asina,  Reivindicamos unes aules nes que quepamos toes, nes que s’enseñe a pensar y non a obedecer. Esiximos una Universidá feminista, na que la muyer pueda desenvolvese fuera del acoso y la minusvaloración y qu’ayude a sentar les bases d’una sociedá más xusta. Reivindicamos una Universidá que respete y ponga en valor la diversidá de les persones: sexual, de xéneru, raza, etnia, etc. Llevantámonos por una Universidá ensin elitismos, y al serviciu de la cultura, la ciencia y la dignidá. Porque precisamos otra Universidá pa construyir una nueva sociedá.

Llamamos a la llucha y l’allegría. Denunciamos la espulsión de les estudiantes de les aules, tantu les que tienen que dexar los estudios como les que nun pueden nin empezar, pero tamién ponemos en valor l’esfuerzu de les families qu’a pesar de les adversidaes faen malabares por que les sos fíes, les fíes de la clase trabayadora, puedan estudiar.

Deseyamos muncha suerte y ánimu a toles que se presenten a la Selectividá los próximos díes. Animamos a les estudiantes de nuevu ingresu a engrosar les files del movimientu estudiantil, pos namás la organización y l’unidá de les estudiantes va poder camudar la situación actual. Dende la UJCE apostamos por un métodu d’accesu a la Universidá totalmente gratuitu y que se alloñar de centrar los estudios previos na mera preparación d’un exame, so la premisa de que la educación sía pa formar a les persones y non p’adoctrinales.

Hai que dicilo bien nidio:

EYE